lunes, 22 de mayo de 2017

MICRORRELATO: El mensajero del cielo

El mensajero del cielo


Dicen que el hombre es lo que es porque la evolución lo hizo así, porque necesitaba ser así. No lo creo, ¿por qué no podemos tener alas? ¿Es que nadie nunca intentó volar para que evolucionáramos hacia una especie que pueda surcar los cielos?

Hmmmmmm, sentir esa brisa acariciando nuestro rostro, el vibrar de nuestros dedos al cortar el viento, que debemos estirar para que se conviertan con los siglos en extremidades emplumadas... ¡Qué sueño más hermoso! No seríamos nunca más los de abajo para las aves reinas de lo infinito.

Dicen que para todo debe haber una primera vez, alguien que comience, que abra camino al resto... Quizás es mi destino, ser el mensajero que le diga a la evolución hacia donde mirar, hacia el cielo. Abandonar nuestras ropas inútiles, olvidar los pies y las manos, ser alas y garras, plumas y pico.

No me lo pensaré más, o me acobardaré y perderé la razón de mi vida. Ya corro, ya noto cómo la tierra se acaba bajo mis pies... ¡Ya soy uno con el viento!


J. J. García Cózar


Mi propuesta (publicada el 14/05/2017) para el reto: "Una imagen-Un relato" de la comunidad de Google+ "Escribiendo que es gerundio". Foto: persona desnuda que salta abriendo los brazos por un acantilado mirando hacia el cielo. 180 palabras (título y contenido, sin incluir firma ni datos del reto).


Reto de la comunidad


Se trataba de crear una historia a partir de una imagen fijada en la sección: Una imagen-Un relato. No se admitía poesía ni verso; se pedía cuento, relato o historia, de cualquier género. La extensión era de no más de 350 palabras, con un plazo de entrega de 15 días, que finalizaba el 17 de Mayo a las doce la noche.

La imagen era esta:



El fallo del jurado fue este:





Y me hizo mucha ilusión.

Muchas gracias, compañeros (jurado y participantes), realmente me siento genial y muy emocionado; aunque no puedo evitar sentir cierta sorpresa, porque no pensaba que pudiese ganar este galardón. Simplemente quise aportar un poco de mí a la comunidad, participar, y sobre todo divertirme siendo uno más entre tanto talento. 

Es un verdadero placer obtener vuestro reconocimiento, sin duda un aliciente más para seguir escribiendo, pero sobre todo aprendiendo de compañeros tan comprometidos y estupendos como vosotros. Todo un honor. 

No quiero ni imaginar lo que tuvo que ser para el jurado decidirse por uno de los relatos; apenas pude leer cuatro de los participantes, mi tiempo es escaso, y la calidad mostrada es extraordinaria, no sabría por cuál decantarme. 

Pero me gustaría dejar claro que, aunque el reconocimiento es algo que me llena por dentro, me quedo más con la acogida de la gente de esta magnífica comunidad de amigos, ese apoyo exquisito que se dan sus miembros, tan necesario en esta aventura de escribir a veces tan cruel como poco valorada; pero también tan gratificante y hermosa, algo que siempre gusta compartir con gente que sepa disfrutarla y quiera ayudarte a mejorar. 

Es por esto que acepto con humildad el reconocimiento recibido, aprovechando la ocasión para brindarles a todos un cordial saludo y desearles las mejores lecturas y las más apasionantes escrituras. 

Sigamos creando sueños. 

J. J. García Cózar

Enlaces originales:

Reto: https://plus.google.com/u/0/109399141977978589592/posts/FkfDRGvrtta
Mi propuesta: https://plus.google.com/+JJGarcíaCózar/posts/BSTT22T9xx8
El premio: https://plus.google.com/u/0/109399141977978589592/posts/5RyYGnFMrDK

martes, 28 de febrero de 2017

RELATO: El guiñol

El guiñol


Un día nuestro padre nos dijo a mi hermano mayor y a mí que nos llevaría a ver un espectáculo que nunca habíamos visto antes, un guiñol. Nos explicaba que era como un teatro pero de títeres, que manejaban los artistas metiendo sus manos dentro del muñeco, con personajes divertidos que nos harían soñar, y no nos dijo nada más, dejó que el resto lo averiguáramos por nosotros mismos cuando lo viésemos.

Mi hermano y yo éramos muy pequeños, y fuimos con él encantados, como siempre. A mi padre le gustaba llevarnos a ver espectáculos de cualquier tipo: de cine, de teatro, al circo, al fútbol..., y ahora a un guiñol. Era una persona extraordinaria a la que le siempre le apetecía disfrutar con sus hijos.

Llegamos al cine de verano, un recinto sin techo, muy amplio, donde iba a desarrollarse la función. Hicimos cola durante un buen rato delante de la taquilla, donde había muchos padres con sus hijos formando una cola enorme. Menos mal que nos fuimos con tiempo, porque mi padre en eso era tajante, siempre acudíamos a los sitios con tiempo de sobra, él era puntual como un reloj, nunca llegaba tarde a ninguna parte.

Cuando se acercaba la hora del comienzo de la función, entregó los tickets al hombre de la entrada y nos dispusimos a ocupar unas sillas en algún sitio de nuestro agrado. Todo estaba preparado, solo veíamos un pequeño escenario improvisado, del tamaño de un kiosco, hecho de madera pintada con dibujos, y con un teloncito tapando el secreto que escondía detrás, donde no se oía ni una mosca.

Una vez sentados, mi padre fue un momento a traernos algo para picar de la barra ambulante dispuesta para ello tras las sillas. Compró algunas palomitas y refrescos para nosotros, y una cerveza para él, nos encantaba eso mientras veíamos cualquier espectáculo. Era como un ritual acordado, siempre igual, siempre agradable.

En unos minutos, mi padre nos avisó de que era la hora de la función, que estuviéramos atentos. Era cuando mi hermano y yo ya empezábamos a coger puñados de palomitas que devorábamos ansiosos mientras no despegábamos los ojos del telón de aquel pequeño escenario, era un momento excitante. Algunas luces se apagaron, el silencio se hizo en el recinto, nadie quería perderse ni un segundo de aquello que llamaban guiñol, decenas de niños y niñas callados en un momento, ilusionados, expectantes, deseosos de que empezara la función.

Hasta que sonó una pequeña música y se abrió el telón. Detrás apareció un fondo de tela coloreada que simulaba un castillo rodeado por un pequeño bosque, era muy sencillo, pero a la vez entrañable y hermoso, como de cuento de hadas. Y apareció el primer personaje, y luego otro, las voces de los artistas se acomodaban a los títeres que manejaban iniciándose la historia.

Mi hermano y yo dejamos de masticar, las palomitas se quedaron en la boca esperando, estábamos muy impresionados, era como un cuento eso del guiñol, y no queríamos perdernos ni un segundo, no distraernos con nada, era demasiado hinóptico para unos pequeñajos como nosotros.

Hasta que, como en casi todas las historias infantiles, todo se complicaba. Un ser despreciable amenazaba la felicidad del reino de fantasía, quería hacer daño a la princesa con sus malas artes. Mi hermano y yo odiábamos a ese ser, porque era malvado y engañaba a la gente.

Un personaje que era el sabio del reino pedía a los niños que le ayudaran a buscar al valiente Peneque, que gritáramos "¡Peneque, Peneque, ¿dónde te metes?!", y fue unánime, todos los chiquillos y chiquillas lo gritábamos sin parar, como si fuese algo importantísimo, fue un todos a una.

Por fin apareció el protagonista, Peneque el Valiente, saludando a todos, era encantador, un personaje adorable, muy amigable y divertido. Pidió a los niños y niñas asistentes que le avisaran si veían a ese ser despreciable, que gritaran su nombre para que acudiese a nuestra llamada y pudiese ajusticiarlo, y todos estábamos dispuestos a ayudarle, por supuesto que podía contar con nosotros, todas nuestras gargantas estarían a su disposición.

En una escena concreta, el ser maligno se acercaba con sigilo mientras Peneque no estaba mirando, y todos como locos nos desgañitábamos gritándole, mayores y niños.  Ese terrible ser se escondía cuando gritábamos, poníamos a salvo a Peneque, que se mantenía alerta gracias a nosotros. Al rato, volvió a aparecer la amenaza, y de nuevo volvíamos a gritar aún más fuerte que antes, era increíble, como si nos fuera la vida en ello, queríamos salvarle, avisarle para que no lo cogiera desprevenido.

Aprendimos lo que era un guiñol. Se puede contar, pero no se puede conocer realmente hasta que no se experimenta y se ve con los ojos de un niño. Para nosotros fue un día que recordamos durante bastante tiempo, yo aún lo recuerdo con cariño, y eso que aquella función fue hace muchos años. No sé si se siguen sacando guiñoles a escena hoy en día como espectáculo infantil, ojalá que sí, me encantaría que los niños y niñas de ahora pudiesen experimentar aquellas sensaciones tan bonitas que te invitaban a soñar y a participar en un cuento vivo gracias a sus diestras manos tras los muñecos de guiñol.

Algunos dicen que los dibujos animados de ahora son interactivos porque los personajes piden a los niños que canten o griten en la televisión, porque los hace participar, dicen que es algo novedoso. Permítanme decirles que eso ya existía desde los teatros de los tiempos antiguos, y en la televisión en blanco y negro ya aparecía cuando los payasos de la tele preguntaban "¡¿Cómo están ustedeeeeees?!", y todos los niños en sus casas gritaban como locos "¡¡¡Bieeeeeen!!!" despertando al abuelo del sueño, como si los artistas pudiesen oírlos. La fantasía... es así de hermosa.

Y es que, para hacer soñar a un niño, no hacen falta decenas de actores en un escenario, ni una película de alto presupuesto de animación o con grandes efectos especiales, porque a nosotros de niños nos hicieron disfrutar a lo grande simplemente con unas pocas marionetas caseras, un escenario sencillo de tela pintada, un cuento heroico donde el bien vencía al mal, mucha participación, mucho cariño y, sobretodo, mucha muchísima imaginación.

FIN


J. J. García Cózar



Su opinión me interesa:

Puede aportar sus impresiones personales o preguntar cualquier detalle que considere oportuno directamente al autor a través de los comentarios que puede añadir a continuación. A un escritor siempre le interesa la opinión de sus lectores.

jueves, 23 de febrero de 2017

CUENTO INFANTIL: La pordiosera

La pordiosera

Cuento infantil basado en uno antiquísimo que me contó mi abuela cuando yo era solo un crío.


En unas tierras lejanas hace muchísimo tiempo, un gran rey, muy admirado por sus súbditos, por fin fue padre. Tuvo con su amada reina una hija preciosa, y como era costumbre en aquellos parajes, los ciudadanos que quisieran podrían obsequiarles con algún presente como gesto de celebración por el feliz acontecimiento. El gran rey dio una orden a la guardia para que dejaran pasar al interior del castillo a todos aquellos que quisieran compartir, con él y su familia, ese momento tan especial en sus vidas.

Al salón del trono llegaron un gran terrateniente, un famoso mercader y un prestigioso fabricante con fabulosos regalos. El primero de ellos le trajo una docena de cabras, para que pudiese alimentar a su hija con su sabrosa y nutritiva leche; el segundo, veinte mantas de lana de la mejor calidad para que pudiese calentarla y nunca pasase frío; y el tercero, una impresionante cuna de madera con unos grabados extraordinarios, entre los que se hallaba el emblema del reino.

Todos los asistentes a la gran ceremonia de presentación de la infanta recién nacida se quedaron boquiabiertos con los magníficos obsequios recibidos por el rey. El monarca era muy querido en su país por ser un hombre justo y cordial, que velaba por los suyos y siempre que podía mostraba una generosidad majestuosa con los más necesitados.

A los pocos minutos apareció una pordiosera por la gran puerta de su castillo, sucia y mugrienta, encorvada, como temerosa, con su pelo negro enmarañado y poco cuidado, con sus ropajes rasgados y malolientes... Parecía que no era de ese reino, nadie la reconocía.

Lentamente, la extraña mujer llegó caminando hasta colocarse delante del mismísimo rey. Como era costumbre, le hizo una reverencia, y se rebuscó en su bolsillo derecho algo que parecía que no encontraba. Hasta que por fin sacó un trozo de pan duro del tamaño de un puño, que suavemente colocó junto a los regalos de los otros tres.

El comandante de la guardia, cuando vio el ridículo regalo que la vagabunda le hizo a su querido soberano, rápidamente hizo un gesto a los cuatro guardias que lo rodeaban y se dirigieron con paso acelerado hacia la sucia mujer agarrándola del brazo. Y empezaron a arrastrarla para sacarla de allí.

El sabio rey, viendo la escena, gritó intentando parar aquella injusticia.

—¡¡¡Quietos!!! ¡¿A qué se debe ese arresto?!
—Mi señor, esa bruja os ha insultado. Os ha regalado un trozo de pan mohoso y duro, eso es una ofensa, no es un regalo digno de un rey, sino más bien una burla —respondió el comandante.
—¿No te parece un regalo digno de un rey?
—No, mi señor. Doce cabras me lo parecen, veinte mantas me lo parecen, una cuna de madera noble que es una obra de arte me lo parece; pero no un trozo de pan duro, mi señor.
—El que me regaló doce cabras lo hizo porque todos saben que tiene cientos de ellas, el que me regaló veinte mantas lo hizo porque vende millares en sus tiendas repartidas por varias ciudades, y el que me hizo la cuna fabrica muebles más bellos que vende a los más ricos de mi reino por una fortuna.
—Esos son magníficos regalos. No os entiendo, mi señor.
—Los tres me obsequiaron con un poco de sus riquezas. Esa joven solo poseía ese trozo de pan, quizás lo único que tenía para comer en este día, y me lo dio a mí, todo lo que tenía, toda su fortuna, y sin esperar nada a cambio.

El comandante se quedó callado, pensativo durante unos segundos. Hasta que entornó los ojos y acabó bajando la mirada.

—¿Sigues ahora pensando que dar todo lo que tienes a un rey no es un regalo digno? ¿Alguien de los aquí presentes estaría dispuesto a darme todo lo que tiene, y salir por la puerta de mi castillo sin esperar una recompensa?
—No, mi señor, ahora lo veo claro. Ella fue la única que le dio lo que para ella era lo más preciado de su vida, lo único que la mantenía viva, su comida. Con ese gesto, ella demostró ser la mejor de sus súbditas. ¡¡¡Soltadla!!!

El arrepentido comandante se dirigió hacia la mujer lentamente, hasta que estuvo a muy poca distancia de ella. En ese momento, se arrodilló ante su presencia y bajó la mirada avergonzado. Los soldados bajo su mando no daban crédito a lo que veían.

—Permitidme la más humilde y sincera de mis disculpas, mi señora. Sin duda sois vos un ejemplo a seguir.
—Y vos también, mi buen comandante. Hizo lo que creyó mejor para su rey en ese momento. Pero lo que más le honra fue su capacidad para intentar enmendar el daño causado una vez que entendió su error. El rey sabe elegir muy bien a sus soldados.

El capitán de la guardia levantó la cabeza y la miró a los ojos con dulzura. Esperó unos segundos manteniendo la mirada firme, hasta que no pudo aguantar más y decidió compensarla por la afrenta sufrida mientras le hacía una reverencia como muestra de respeto.

—Permitidme, mi señora, que pueda invitarla a comer con mis guardias y conmigo en la mesa de oficiales. Será un honor compartir nuestra comida con una mujer de tanta valía y temple.

FIN

J. J. García Cózar




Su opinión me interesa:

Puede aportar sus impresiones personales o preguntar cualquier detalle que considere oportuno directamente al autor a través de los comentarios que puede añadir a continuación. A un escritor siempre le interesa la opinión de sus lectores.

miércoles, 15 de febrero de 2017

RELATO: El flotador más feo del mundo

El flotador más feo del mundo


Aún recuerdo aquel día tan especial de playa con mi familia. Estábamos mi padre, mi madre, mi hermano mayor, mi hermana menor y yo. Acabábamos de llegar, elegimos un sitio, clavamos la sombrilla en la arena aunque nos costó hundirla lo suficiente, desplegamos las toallas en el suelo, y rápidamente los tres nos fuimos al agua corriendo como locos.

Mi hermano y yo nos tiramos de cabeza, directamente, sin pensar, era lo mejor. Mi hermanita nos miraba algo temerosa desde la orilla, era más cauta que nosotros, pero se reía mucho viéndonos bromear en el agua tras el fulgurante chapuzón.

Como siempre, al final los dos hermanos ayudamos poco a poco a nuestra princesita a entrar en el agua, animándola a hacerlo pero con cuidado para que no se asustara o se molestase, para que se sintiera segura. Nos queríamos mucho.

No parábamos de jugar con el agua, echándonos unos a otros, chapoteando todo el tiempo, divirtiéndonos de cualquier manera, nadando un poco pero siempre por zonas por donde no cubría, siempre bajo la mirada constante de mis padres.

Hasta que llegaron unos chicos nuevos con un flotador precioso, era como un donut enorme, cabían los dos sentados sobre él mirando hacia al interior, cara a cara, era genial, mientras su padre lo enganchaba con el brazo por un lado y se los llevaba por el agua como si fuera una lancha a motor, muy rápido, haciendo que se rieran sin parar... Nosotros nos quedamos embobados mirándolos, ese flotador era el más grande y bonito del mundo.

Sin darnos cuenta dejamos de jugar, solo nos quedamos viendo cómo disfrutaban ellos. Mi padre se dio cuenta, se acercó donde estábamos nosotros y empezó a darnos juego, persiguiéndonos de broma, haciendo de monstruo marino, aullante y chapoteador, del que debíamos escapar, seguramente intentando atraer nuestra atención para que dejáramos de contemplar inmóviles aquel increíble flotador. Quizás el pobre quería que disfrutáramos de lo que teníamos y no de lo que tenían los demás.

Al día siguiente, cuando llegamos a la playa, ya estaban allí de nuevo los dos hermanos montados sobre el gran flotador, avanzando con los brazos como si fueran remos, parecía muy divertido. Los tres los mirábamos desde la orilla, inmóviles, sin entrar en el agua. Los dos chicos se dieron cuenta y nos hicieron un gesto para que nos acercáramos, y allí fuimos junto a ellos. Pero el flotador solo admitía dos, así que nosotros nos quedamos enganchados desde fuera, agarrados por las manos, e intentábamos avanzar los cinco con brazos y piernas. Apenas se movía, pero fue muy divertido.

Dos días después llegamos nosotros primero. Mi hermano empezó a hacer enormes agujeros en la arena junto a la orilla, le encantaba hacer eso a veces, excavaciones arqueológicas según él. Mi hermana y yo nos fuimos al agua, no podíamos esperar. Cuando llegaron los otros dos con su flotador nos llamaron y nos dijeron que ojalá fuese más grande, así que hicimos turnos para jugar todos sobre él, montándonos por parejas mientras los demás iban por el agua pero agarrados. Fueron unos amigos estupendos, que compartieron su juguete y nos permitieron disfrutar a todos. Mi padre y mi madre se quedaban mirándonos desde la orilla, siempre muy pendientes de nosotros.

Hasta que un enorme estruendo sonó a nuestro lado en el agua. Un "¡splash!" nos salpicó a los cinco a la cara, fue una impresión difícil de olvidar. Miramos y era un gigantesco flotador negro del tamaño de un sofá, espectacular. Mi padre nos miraba sonriendo desde la orilla, había conseguido la cámara interior de una rueda de tractor, con dos enormes parches muy visibles, seguramente para taponar dos viejos pinchazos, y una gran boquilla para inflarlo, en forma de ele, puesta hacia abajo en su parte más interior para que no nos hiciéramos daño con ella.

A la velocidad del rayo, mi hermano y yo nos subimos al espectacular flotador negro, nos costó subir, era alto y grande, nos parecía un submarino, mi hermana no podía, así que mi padre, después de reírse un rato mirando cómo lo intentaba, se acercó y la ayudó a subir. Una vez los tres sobre él, empezó a darle vueltas en círculo, como si fuera una atracción de feria, divertidísimo. Los tres hermanos nos agarrábamos con fuerza para no caernos. Luego nos remolcó mientras corría mi padre por el agua, por una zona donde el agua le llegaba a la cintura para que pudiese avanzar con rapidez, fue increíble.

Los otros dos chicos nos miraban absortos, estaban alucinados. Mi hermano, mi hermana y yo nos miramos, pero no tuvimos que decirnos nada, lo teníamos claro. Le dijimos a nuestro padre que si podíamos invitar a esos chicos del flotador más pequeño. Y mi padre nos gritó "¡todos a bordo!" riéndose a carcajadas como un bucanero, a los cinco, y ellos no se lo pensaron dos veces, rápidamente soltaron su flotador en la arena y se intentaron subir al gigantesco galeón de guerra del temible pirata Barbanegra.

Ayudados por mi padre, ellos dos ya eran oficialmente grumetes del navío, tomaron sus posiciones, cerraron un ojo como podían por el parche simulado, y los cinco embarcamos en una aventura maravillosa, fantástica y muy excitante por los siete mares. El padre y la madre de los otros dos chicos nos miraban partiéndose de risa, disfrutando del momento de sus hijos con sus tres nuevos amigos, nosotros. A mi padre le encantaban las películas clásicas de piratas, así que le echaba mucho cuento a la historia, era un padre maravilloso, nos encantaba jugar con él.

Ciertamente, era el flotador más feo del mundo, pero también el más divertido de todos, y nos permitió a los cinco montarnos juntos y disfrutar de increíbles aventuras.

FIN

J. J. García Cózar



Su opinión me interesa:

Puede aportar sus impresiones personales o preguntar cualquier detalle que considere oportuno directamente al autor a través de los comentarios que puede añadir a continuación. A un escritor siempre le interesa la opinión de sus lectores.

sábado, 28 de enero de 2017

NOVELA: MMORPG. Mi otra vida. (Mi segunda novela gratuita).

MMORPG. Mi otra vida

Novela electrónica gratuita disponible en cuatro formatos: EPUB, MOBI, PDF o a través de un lector on-line en la misma página web de descarga.

Una fantasía especialmente diseñada para los amantes de los videojuegos de rol multijugador tipo MMORPG, los estudiantes de informática y los profesionales del servicio técnico que mantienen servidores de juegos on-line en internet.

ADVERTENCIA AL LECTOR: Si no se tienen algunos conocimientos sobre comunicaciones a través de internet de nivel medio, o no se ha jugado nunca a un MMORPG, es muy posible que no le guste la novela o no la entienda lo suficiente, porque algunos capítulos son algo técnicos, y podría resultarle fácil perderse entre estos contenidos algo avanzados. 

Fecha de publicación de la novela: 24 de diciembre de 2016 (Nochebuena).
Autor: J. J. García Cózar
Versión más reciente: v1.1

Descargable sin coste desde:
https://www.smashwords.com/books/view/691729
pulsando en el enlace "Download: epub - mobi (Kindle) - pdf - Online Reader".


En mis novelas intento mantener una narrativa sencilla y cómoda de leer, fácil de seguir, ideal para personas de cualquier edad y nivel cultural. En su simplicidad está su fuerza.

Sinopsis:

Una joven con un pasado tormentoso, dolida y olvidada, cansada de vivir, encerrada en una espiral interminable de rutina y asfixiante agonía, descubrirá por accidente una forma alternativa de vivir increíbles y fascinantes experiencias a través de un MMORPG, tan intensas que le permitirán desconectar de su estéril y miserable vida real.

Conseguirá empezar desde cero en un nuevo mundo virtual donde volverá a emocionarse y a sonreír, a ilusionarse, a sentirse querida, a volver a creer y a disfrutar de unos nuevos amigos muy especiales y entrañables a los que llegará a adorar.

Sin darse cuenta, poco a poco, las gratificantes e intensas sensaciones y logros de su vida virtual empezarán a afectar indirectamente a su vida real como nunca pudo ni siquiera imaginar.


Observaciones adicionales del autor:

Pecando un poco de parcialidad, calificaría esta novela como fantástica. Nos permite vivir una fantasía necesaria, algo que todo el mundo necesita en su vida para que merezca la pena vivirla, una pasíón...

Esta novela fue el resultado de un estudio personal inicial que hice sobre "el enganche de millones de personas en todo el mundo a los videojuegos multijugador por internet", porque me interesaba conocer las razones que hacían que pasasen horas y horas conectadas. Quizás, al leer la historia de Laura, mucha gente entienda mejor esas motivaciones personales que ella tenía, y por qué para ella ese MMORPG era tan atractivo y gratificante.

En este relato, una joven resentida y triste, ninguneada, con un pasado de dolor que la perseguía sin descanso, conseguirá casi por accidente descubrir un juego de rol multijugador por internet (un MMORPG) que cambiará su vida. Ese juego le permitirá vivir aventuras fascinantes a través de su personaje, Ylune, una exploradora humana que recorre un mundo increíble y maravilloso de paisajes de gran belleza y personajes únicos, donde conocerá a unos nuevos amigos adorables y tiernos que la harán sentirse de nuevo querida y valorada.

Esa sensación la enganchará tanto que incluso llegará a desear que esa vida virtual que sentía tan intensamente fuese la real, que ella realmente fuese su personaje, porque en ese mundo todo era más fácil y gratificante, todo era perfecto, siempre rodeada de sus amigos virtuales, encantadores y divertidos. Esa fantasía en su mente se irá alimentando cada día más, crecerá en poder, tanto que imaginará que es Ylune mientras juega al MMORPG, viviendo una mentira necesaria porque era lo único excitante que hacía en el día.

Es una historia de búsqueda de una salida ante una situación insostenible. La protagonista se refugiaba en el MMORPG para poder escapar de su aburrimiento y frustración, le permitía "desconectar de la vida real" para entrar en un mundo virtual perfecto, único y excitante, como un sueño. Pero la seguridad y la fuerza que sentía cuando conectaba al juego, sin darse cuenta, empezó a influir en su vida real, hizo que ella se sintiera más poderosa y firme en su realidad, y conseguirá, gracias a esas nuevas sensaciones y a su enorme aumento de autoestima, encauzar su vida real aprovechando esa energía positiva que le proporciona el nuevo mundo.

En la historia, conseguirá hacerse respetar de nuevo en su vida real, sentirse orgullosa de sí misma, volver a querer vivir, a sentir, a disfrutar, a enfrentarse a sus terribles miedos, a vencer a sus demonios del pasado, y le permitirá volver a desear... enamorarse de nuevo.

Los cambios entre la vida real y la vida virtual de fantasía que llevaba Laura son constantes, porque para ella era ciertamente un cambio radical, a veces era Laura en el mundo real, a veces era Ylune en el mundo virtual de Ckothar, lo cual puede confundir un poco al lector si no está sobre aviso.


Recomendaciones:

Esta novela la disfrutarán especialmente los amantes de los juegos de rol multijugador, además de los entendidos en el mantenimiento de servidores de juegos masivos en internet.

El tiempo del lector es valioso, por ello, si la sinopsis o las observaciones personales no le convencieron, si no lo engancharon lo suficiente, mi consejo es que no lea mi libro. Si por el contrario le gustaron, muy probablemente mi relato no le decepcionará en absoluto. En cualquier caso, permítame darle las gracias de corazón por al menos intentar darle una oportunidad a una de mis novelas. 


Más información:

Para entender un poco más a fondo lo que es un MMORPG, puede consultarse esta otra entrada de mi blog:

https://jjgarciacozar.blogspot.com.es/2017/01/mmorpg.html


Su opinión me interesa:

Puede aportar sus impresiones personales o preguntar cualquier detalle que considere oportuno directamente al autor a través de los comentarios que puede añadir a continuación. A un escritor siempre le interesa la opinión de sus lectores.

NOVELA: La primera segunda oportunidad (Mi primera novela gratuita)

La primera segunda oportunidad
Un infierno adolescente. Un acoso escolar despiadado con un final imposible.

Novela electrónica gratuita disponible en cuatro formatos: EPUB, MOBI, PDF o a través de un lector on-line en la misma página web de descarga.

Un relato precioso para los amantes de las historias tristes, donde sus personajes se enfrentan a retos difíciles de superar, con momentos emotivos y fascinantes que seducen por su pureza.

Fecha de publicación de la novela: 25 de diciembre de 2016 (Día de Navidad).
Autor: J. J. García Cózar
Versión más reciente: v1.2

Descargable sin coste desde:
https://www.smashwords.com/books/view/691894
pulsando en el enlace "Download: epub - mobi (Kindle) - pdf - Online Reader".


En mis novelas intento mantener una narrativa sencilla y cómoda de leer, fácil de seguir, ideal para personas de cualquier edad y nivel cultural. En su simplicidad está su fuerza.

Sinopsis:

Dos amigos del instituto, uno brillante en sus estudios y el otro un as del deporte, sufrirán un auténtico infierno por el acoso escolar y el ciberacoso de un compañero sin escrúpulos que los atormentará sin ninguna piedad, de una manera cruel e inhumana, haciéndoles pasar una verdadera pesadilla en vida.

Su amistad y sus valores más básicos se pondrán a prueba en esta agónica situación que intentarán mantener equivocadamente en secreto, donde el miedo y el sufrimiento se apoderarán de sus jóvenes vidas haciéndoles entrar en un túnel oscuro e interminable.

La decisión crítica a contracorriente de uno de ellos será la clave de esta historia y provocará el resurgimiento de un auténtico héroe. Una luz en la oscuridad, una segunda oportunidad cambiará sus vidas para siempre como nunca pudieron ni siquiera imaginar en sus más anhelados sueños, en un inesperado final imposible de concebir por ninguno de ellos, increíble y enternecedor.

  • ADVERTENCIA AL LECTOR: Contiene escenas y diálogos entre adolescentes menores de edad cuya crueldad extrema y violencia (tanto física como verbal) podrían herir la sensibilidad del lector.

Observaciones adicionales del autor:

Pecando un poco de parcialidad, calificaría esta novela como maravillosa. Nos permite revivir nuestra adolescencia, esa etapa preciosa de nuestra vida, con todo lo bueno y todo lo malo que entraña, como es el primer amor, inocente y bonito, las primeras decepciones crueles de la vida, el apoyo incondicional de la familia y los mejores amigos, las experiencias imborrables cuando empezábamos a sentirnos más adultos y menos niños...

En este relato, unos amigos del instituto se ven desbordados por una situación que los atormenta, porque su inocencia y poca experiencia de la vida no les permite enfrentarlo con sabiduría. Deciden ocultarlo para no preocupar a sus familias y para que no los tachen de cobardes chivatos, un grave error que pagarán carísimo. Afortunadamente, el apoyo incondicional de sus amigos, siempre constante, será el escudo protector que les permitirá seguir adelante y enfrentar el problema con valentía.

Es una historia de amistad, cariño y compasión. Donde un gesto solidario y amable, una decisión crítica tomada por un joven a contracorriente cambiará la vida de todos, de una manera fascinante y hermosa. La compasión y la madurez que demuestra en su decisión salvará el destino de muchos, y los hará mejores personas y mejores amigos, reblandeciendo los corazones más duros y fríos.

Esta historia intenta hacer público lo que es un acoso escolar real y extremo, por lo que debe ser creíble, tiene que sumergir al lector en el problema completamente, tiene que conseguir que sienta lo que sienten las víctimas de un acoso escolar despiadado, por lo que no se evitaron escenas crueles o expresiones groseras e hirientes habituales entre adolescentes. Esto podría limitar la cantidad de lectores que decidan darle una oportunidad y leerla, pero es que tiene que ser así, porque todos hemos oído hablar sobre lo que es el acoso escolar, pero nunca se conoce del todo si uno no se mete en la piel de la víctima y lo sufre en sus propias carnes.


Recomendaciones:

Recomiendo esta novela a todos los lectores que quieran conocer de cerca este infierno adolescente. Y básicamente esa es la razón principal por la que decidí escribir esta novela, quería hacer público el problema, que la gente que realmente quiera saber más pueda hacerlo a través de este relato, viendo un acoso escolar en primera persona a través de los ojos de algunas de sus víctimas.

El tiempo del lector es valioso, por ello, si la sinopsis o las observaciones personales no le convencieron, si no lo engancharon lo suficiente, mi consejo es que no lea mi libro. Si por el contrario le gustaron, muy probablemente mi relato no le decepcionará en absoluto. En cualquier caso, permítame darle las gracias de corazón por al menos intentar darle una oportunidad a una de mis novelas. 


Más información:

Para conocer más a fondo lo que es un acoso escolar y un ciberacoso, puede consultarse esta otra entrada de mi blog donde estudio el problema más a fondo con rigor:

https://jjgarciacozar.blogspot.com.es/2017/01/el-acoso-escolar-y-el-ciberacoso.html


Su opinión me interesa:

Puede aportar sus impresiones personales o preguntar cualquier detalle que considere oportuno directamente al autor a través de los comentarios que puede añadir a continuación. A un escritor siempre le interesa la opinión de sus lectores.

miércoles, 11 de enero de 2017

ESTUDIO: MMORPG

MMORPG. Un mundo virtual completo y fascinante.

Un MMORPG es un juego de rol multijugador masivo por internet, que permite que miles de jugadores de todo el mundo puedan entrar en su mundo virtual para compartir aventuras y experiencias diversas de manera colaborativa, donde todos ayudan a todos en ciertos momentos. Algunos MMORPG muy conocidos son: World of Warcraft, Blackdesert, Tera, Aion, Guild wars, Rift, League of Legends,  Runes of Magic, Lineage... Actualmente hay decenas de ellos.

Desde cierto punto de vista son aplicaciones sociales, porque los jugadores chatean entre ellos desde el propio juego, e incluso añaden un programa adicional de audioconferencia (Raidcall, TeamSpeak...) para poder charlar por voz entre ellos sin tener que escribir textos.

Captura de pantalla de un clan del MMORPG Tera.

EL PERSONAJE:

Un jugador nuevo en un MMORPG empieza creándose un personaje, aquí cada MMORPG difiere en algunas cosas de los demás, pero en general todos empiezan poniéndole un nombre, eligiéndole una raza (humana, elfa, gnoma, enana, elemental, orca, vampira, dríada, gigante, goblin...), una apariencia física (estatura, corpulencia, detalles de tamaño, forma, posición y color de cada parte de la cara: cejas, ojos, nariz, labios, boca, barbilla, pómulos, orejas, bigote y barba, tatuajes, cicatrices...) y una clase (arquero. espadachín, asesino, lancero, guardián, mago, druida, sacerdote, monje, ladrón, invocador, guardabosques, hada, centinela, pícaro, sombra, explorador, simbionte...).

Algunas razas del MMORPG Lineage 2.


Algunos MMORPG además permiten elegir durante la creación una profesión (cocinero, fabricante de armaduras, sastre, fabricante de armas, alquimista...) o un signo zodiacal que marca su nacimiento y por ello tiene algunas características especiales, etc... En definitiva personaliza su personaje a su gusto, dándole características únicas, incluso podría hacerse que tuviese la apariencia física del propio jugador o de la persona que quisiese.

Fotos de los rostros de personajes virtuales del MMORPG Blackdesert

La clase del personaje indica qué habilidades tendrá, los cuales suelen ser de cuatro tipos generalmente: defensor o tanque (con armadura pesada para soportar mucho castigo físico de enemigos muy fuertes), sanador o healer (con vestimenta de tela generalmente, aunque no siempre, cuya función es curar y lanzar hechizos potenciadores a sus compañeros para que resistan más o hagan más daño a los enemigos), atacante físico o DPS físico (con armaduras de cota o atuendos de cuero que provocan daño físico a sus enemigos mediante armas cortantes, contundentes o punzantes, o mediante proyectiles) y el atacante mágico o DPS mágico (con vestimenta de tela generalmente que provocan daño mágico a sus enemigos, ya sea elemental -fuego, viento, agua-, de muerte, de magia oscura, o blanca...). Aquí vuelve a poder variar un poco en función del MMORPG de que se trate.

Los juegos de rol permiten desarrollar al personaje mientras se juega, de forma que cuanto más juegue mejor será su personaje, más competitivo, y eso se refleja en su nivel de personaje. Un personaje de nivel 50 se presupone más poderoso que un personaje de nivel 30, por ejemplo.

PNJ femenino haciendo misiones con el minimapa abierto del juego Aion

Además, su equipamiento también marca la diferencia, en algunos MMORPG más que en otros, donde dos personajes de igual nivel y clase pueden ser muy diferentes en su eficiencia en combate debido a la diferencia de calidad de sus armaduras, armas, accesorios o desarrollo de sus habilidades. Un personaje solo puede usar equipamientos de su nivel o inferior, por lo que piezas superiores de mayor nivel quedan fuera de sus posibilidades hasta que alcance el nivel de personaje de esos objetos. Un arquero de nivel 30 no podrá usar un arco o un casco de nivel 31 hasta que no suba un nivel.

Es por todo esto que cualquier jugador quiere cuanto antes subir su personaje al nivel máximo que permita el juego, por ejemplo el nivel 100, empezando con un nivel 1 de personaje al crearlo, y para ello deberá ir adquiriendo experiencia haciendo misiones del juego, luchando contra enemigos, realizando tareas que el juego le ofrece... En definitiva intentará conseguir el mayor número de puntos de experiencia para que su personaje vaya subiendo de nivel cada día, así conseguirá más puntos de talento que podrá distribuir en sus habilidades (cuanto más alto sea el nivel de una habilidad, mayor es su eficiencia en combate) y podrá usar piezas de equipamiento de mayor nivel (armas, armaduras o accesorios).


LOS JUEGOS COLABORATIVOS:

Los MMORPG son juegos colaborativos, esto quiere decir que en muchos casos, para poder progresar, los jugadores necesitarán la ayuda de otros jugadores. Por ejemplo, en algún momento, para conseguir una recompensa muy deseada, un jugador deberá vencer en combate a un enemigo muy superior, por lo que tendrá que pedir ayuda a otros jugadores creando un grupo de ataque.

Enfrentamiento de un PJ contra un PNJ épico de alto nivel en el juego Tera. Es una lucha desigual.

En el grupo generalmente hay un defensor al menos para soportar y atraer al enemigo por ser el personaje más resistente, al menos un sanador que lo cure, proteja y lance hechizos potenciadores mientras lucha, y varios atacantes físicos y mágicos para vencer rápidamente al enemigo debido a su mayor capacidad para infligir mucho daño al objetivo en el menor tiempo posible.

Aquí la estrategia de ataque es crucial, ya que cada enemigo ataca de forma diferente, por lo que no siempre las tácticas que funcionan con uno servirán para otro. Hay miles de guías en internet que tratan cómo vencer a los distintos enemigos de cada MMORPG, escritas por los mismos jugadores, que tras intentarlo una y otra vez consiguen averiguar cómo derrotarlo y deciden publicarlo para que otros jugadores puedan también vencerlo. Es por esto que se crean comunidades muy pobladas de cada MMORPG, para compartir experiencias y comentar cualquier duda que tengan a los demás.


LOS CLANES:

Los jugadores suelen establecer comunidades virtuales dentro del propio juego, generalmente llamadas clanes o gremios, a los que les ponen un nombre y los jugadores se hacen miembros del que más les guste. Esto les permite disfrutar de ciertas ventajas, como un chat compartido constante entre todos los miembros de un clan, saber que compañeros están conectados en ese momento, o poder usar edificios u otras facilidades que se poseen con hechizos potenciadores o instalaciones de fabricación exclusivos para los miembros de ese clan.

PNJ femenino del MMORPG Guild Wars 2.

El mundo virtual que crean los MMORPG es muy complejo, la gente que empieza suele perderse con facilidad entre tanta diversidad de opciones de entretenimiento. Es por esto que siempre se recomienda a los jugadores novatos entrar cuanto antes en un clan de su gusto para poder pedir ayuda y consejo a sus compañeros más experimentados, para así ir aprendiendo con el apoyo de la veteranía.


LOS EQUIPAMIENTOS:

En algunos MMORPG existen dos tipos de equipamiento, el PvE y el PvP. El equipo PvE suele usarse habitualmente para enfrentarse a monstruos o bandidos en misiones o mazmorras, a PNJ (personajes que no son manejados por jugadores, los que dirige el propio juego mediante inteligencia artificial), que son más generosos en defensa, ataque y curación; mientras que el equipo PvP suele usarse generalmente para enfrentarse a enemigos PJ (personajes de jugadores) que manejan otras personas contra los que luchará en duelos o guerras entre clanes, y suelen ser más generosos en energía vital y reducciones de daño de enemigos PJ.

Algunos conjuntos de apariencias exclusivas para armaduras en el MMORPG Aion.

Las piezas de equipamiento suelen tener distintas calidades: simples, mejoradas, avanzadas, especiales, legendarias, épicas... Las simples no suelen tener ningún tipo de atributo adicional que potencie las capacidades del personaje, mientras que las épicas son las que más tienen. De nuevo cambian según el MMORPG en el que se juegue. Cuanto mayor calidad tenga la pieza de equipamiento mejores características tiene para ese nivel de personaje (más defensa, mejor ataque o curación, más velocidad de golpe, daño extra, efectos adicionales en el enemigo -miedo, reducción de defensa,...-), y otros atributos que los jugadores valoran y codician.


LA FINANCIACIÓN DE LAS EMPRESAS QUE OFRECEN UN MMORPG:

Las empresas que ponen en funcionamiento un servidor de un MMORPG suelen financiarse de varias maneras. Algunas cobran al jugador por adquirir el juego, otras le cobran una cuota mensual para que pueda seguir jugando un mes más... Ahora están muy de moda las que te permiten descargarlo, instalarlo y jugarlo gratuitamente (los llamados juegos "free-to-play"), pero algunas características del juego están vetadas, y si el jugador las quiere tiene que pagarlas aparte con dinero real.

Sea del tipo que sea, muchos juegos MMORPG tienen una tienda de artículos virtuales dentro del propio juego donde ofrecen género que debe pagarse con dinero real y mejoran las características del personaje de alguna manera, ya sea simplemente cambiando su apariencia y nada más, o haciéndolo increíblemente más poderoso al personaje si se pagan esas ventajas.

PNJ femenino del MMORPG Rift

La principal característica de los juegos p2w o pay-to-win (que significa "paga para ganar") es que las mejoras que se pagan con dinero real deciden demasiado el poder del personaje. Son muy beneficiosos para las empresas que ofrecen el MMORPG, ya que le suministran beneficios constantes, pero son muy poco populares entre los jugadores, porque ven que los que pagan consiguen mucha más ventaja y eso nunca gusta; no ven justo que el mejor jugador ya no es el más habilidoso o estratégico sino el que más dinero invierte en el juego, como en la vida real.


LOS SERVIDORES DEL JUEGO:

Los jugadores conectan desde sus programas clientes a los grandes servidores del juego de la empresa que suministra el MMORPG, generalmente el más cercano y de su mismo idioma, el cual le pedirá un nombre de usuario y una contraseña para identificar al jugador, y después le pedirá que seleccione uno de sus personajes en el juego (es habitual tener más de un personaje por jugador).

A partir de ese momento, aparecerá su personaje en el mundo virtual y el jugador decidirá si realiza misiones para obtener puntos de experiencia y de talento, o participa en una guerra de clanes, o fabrica algo con su profesión, o recolecta materiales de fabricación, o realiza misiones de eventos especiales de temporada (Evento de Navidad, Evento del día de los enamorados, Evento del Comienzo del Verano...) o se pasa el rato chateando y bromeando con sus compañeros..., la diversidad de actividades para hacer y entretenerse es enorme.

Todos los jugadores del país suelen conectar al servidor nacional, que es mantenido por alguna empresa de especialistas donde se ubican los ordenadores que controlan los inicios de sesión de los jugadores, las bases de datos de personajes, los de los distintos mapas, los que controlan las actividades adicionales como los eventos de temporada, etc...

Algunos jugadores suelen colaborar con estos especialistas. Para ello, toman el nombre/rango de GM y sirven de enlace entre los jugadores normales y los técnicos de los servidores, trasladándoles los problemas que les envían los usuarios, además de otras observaciones de diversa índole. Un jugador, por ser GM (colaborador) tienen ciertas funciones específicas que no tienen los jugadores normales, como la que les permite cancelar cuentas de jugadores groseros o polémicos, restablecer misiones u objetos a jugadores que tuvieron algún problema desafortunado con esas cosas, publicar mensajes oficiales del juego en su web, probar las versiones beta de las expansiones del juego antes que nadie..., y otras ventajas adicionales.


EL ATRACTIVO DE LOS MMORPG:

Casi todo el mundo coincide en que los MMORPG son juegos divertidos, educativos, sociales y competitivos. Bien llevados son muy gratificantes y divertidos, un buen pasatiempo.

Son divertidos porque juegas en un mundo virtual completo, con inmensas y preciosas extensiones de terreno de una belleza extraordinaria, y ciudades preciosas, muy pobladas y vivas, dentro de una situación y un contexto concreto, con un objetivo claro que te marca el propio MMORPG, pero donde siempre se tiene una libertad absoluta para hacer lo que apetezca, y eso hace que entretenga mucho y divierta crear y desarrollar un personaje en él. Además, los lazos de amistad que se crean con los compañeros de clan suelen ser muy enriquecedores y divertidos, es muy habitual mantener un ambiente sano y cómodo de charla sobre el juego entre estos amigos virtuales, siempre bromeando y ayudándose unos a otros.

Lucha contra un líder monstruo mundial a través de un grupo de ataque en Guild Wars.

Son educativos porque aprendes a desarrollar un personaje, a velar por su interés, a cuidarlo, a producir y ahorrar el dinero virtual del juego, es decir, a administrarte, a emplearlo sabiamente; y para completar misiones y eventos de temporada tienes que leer los textos de las misiones, entenderlos, sacar incluso los mensajes ocultos en ellos..., te hace comprender una trama, y muchas tienen un trasfondo histórico o social que educa y estimula.

Son sociales porque te obligan a trabajar en grupo con otros jugadores, a interaccionar con ellos, a compartir botines obtenidos en el juego, a hablar por audioconferencia en grupo con educación y respeto, a escribir en los chats con corrección y de forma ordenada. En definitiva, te enseña a ser un miembro de una comunidad ejemplar. En un clan de un MMORPG puede haber gente de cualquier parte del mundo, de cualquier clase social, de distintas razas y credos, incluso podrían hablarse en distintos idiomas dentro del mismo clan, y eso abre mucho la mente a la tolerancia, a otras costumbres, idiomas y culturas. Muchas personas tímidas con problemas para relacionarse en la vida real hablan con una soltura impresionante por audioconferencia y practican sus habilidades de expresión, para ellos es un ejercicio genial, los hace más abiertos y sociales. Es normal conocer a algún jugador carismático y admirado, con muchos seguidores virtuales en el juego, que luego confiesa que en la vida real es una persona reservada, muy tímida y sin amigos, pero que en el juego se siente diferente porque el anonimato le da más confianza en sí mismo.

Lucha en el MMORPG Lineage 3

Son competitivos porque en ciertos momentos algunos jugadores competirán entre ellos y el mejor obtendrá un premio. Eso hace que siempre se quiera mejorar, que se precise en el desarrollo del personaje para hacerlo lo más poderoso posible, que se quieran aprender las técnicas específicas de combate, defensa o curación características de su clase, que se esmeren por agradar al resto, por entrenar sus habilidades sociales. En definitiva, te incita a mejorar.


LOS PROBLEMAS DE LOS MMORPG:

Pero es cierto que también entrañan problemas en algunos jugadores. Hay gente que no los ve con buenos ojos porque han tenidos malas experiencias en ellos.

Muchos se quejan de que necesitan mucho tiempo diario para poder desarrollar a su personaje como deberían. Pero eso es muy subjetivo, en un MMORPG no hay nada obligatorio realmente, cada uno hace lo que quiere; hay gente que conecta media hora al día o menos y se divierte mucho en ellos con sus compañeros virtuales. Si te marcas un objetivo muy ambicioso y productivo evidentemente necesitarás más tiempo para conseguirlo. Moraleja: no lo hagas, márcate un objetivo más sencillo y rápido, algo que se pueda conseguir a corto plazo con poco esfuerzo, sin prisas. No es necesario hacer la última mazmorra en el nivel superdifícil para disfrutar del juego, cualquier mazmorra es buena y divertida si se va con los compañeros adecuados y el espíritu de solo diversión.

PNJ masculino en el MMORPG Lineage 2.

También se ha dado el caso de gente que abandona el juego porque lo consideran repetitivo, lleno de rutinas, y dicen que no conectan para hacer más rutinas porque para eso ya tienen su vida real. Es casi el mismo caso que el anterior, solo que conectando menos tiempo y proponiéndose hacer solo actividades rutinarias en el juego para producir lo máximo posible. Los que se ponen como meta producir todo el tiempo y no divertirse tienen los días contados en el MMORPG. Un juego, en cuanto deja de ser entretenido, ya no es divertido, y por tanto ya no interesa. Cuando un jugador note que ya no le divierte el juego debería replantearse qué uso le está dando, y emplear mejor su tiempo en él buscando disfrutar. La función principal de un juego es divertir a sus jugadores, si no se consigue, es el momento de cambiar a otra cosa. Un juego de ordenador es como un juego de mesa, es solo un juego para entretener, y si ya no divierte, mejor dejarlo cuanto antes.

Hay jugadores que no conectan para disfrutar con los amigos virtuales o compañeros del clan haciendo misiones, saqueando mazmorras o peleando limpiamente en una guerra de clanes, ojalá fuese así siempre; sino que se dedican a molestar e insultar a otros jugadores, a ser groseros con ellos, a acosarlos, a estropear el ratillo conectado de otras personas que solo quieren pasar un buen rato con sus amigos virtuales de otras partes del mundo. Afortunadamente, cada MMORPG establece un mecanismo de denuncia de jugadores malintencionados para que lo antes posible se les expulse del juego por algún GM cancelándoles la cuenta de usuario.

Otros llevan una vida real tan aburrida y poco gratificante que usan el MMORPG para "desconectar de ella", para evadirse por unos minutos de lo mismo de siempre, y conectan a su juego favorito, cogen a su personaje principal, un héroe legendario, un ser atractivo y admirado por muchos, valiente y triunfador... Y esa sensación engancha mucho cuando es la única cosa gratificante del día, lo único que estimula de alguna manera. De hecho, existen jugadores muy importantes y de gran prestigio en los juegos por internet, jugadores admirados y seguidos como modelos por muchos, con gran carisma y personalidad..., que en la vida real son gente muy tímida y poco triunfadora que llevan vidas muy normales, corrientes, incluso insulsas. Y es que el anonimato hace a la gente sentirse más poderosa, más capaz, y esto es un gran aliciente para la gente que quiere cambiar en su vida real pero no puede, porque no podrá en la real por el motivo que sea, pero sí en la virtual, porque para algunos es como empezar de cero, y desarrollan a su personaje exactamente como a ellos les hubiera gustado ser en la vida real, incluso cambian su personalidad cuando conectan, fingen o actúan, y suelen sentir el juego con demasiada intensidad, como si ellos mismos fueran su propio personaje, como si cuando conectan sintieran por ese rato que realmente viven en ese mundo imaginario, seguramente porque es más gratificante para ellos. Es como cuando un niño dibuja a un superniño imaginario todopoderoso, lo hace exactamente como a él le hubiese gustado ser.


    • OBSERVACIÓN: Mi novela gratuita "MMORPG. Mi otra vida" trata sobre un caso de este tipo, donde una joven cansada de vivir descubre en un MMORPG al que empieza a jugar unas sensaciones muy intensas de poder, y lo usa para "desconectar de su vida real" entrando en la virtual, más gratificante y atractiva para ella que vive intensamente. casi como si fuese una fantasía real, y crea a su personaje exactamente como a ella le hubiera gustado ser en la vida real y no es, dándole una personalidad muy diferente.

Aunque quizás lo peor es el enganche extremo que sufren algunas personas concretas. Ciertos jugadores pasan demasiado tiempo jugando, tanto que abandonan otros aspectos de su vida demasiado, como la familia, los amigos, el trabajo... Estos jugadores realmente tienen un problema, porque no ven al MMORPG como un simple juego, como un entretenimiento para pasar el ratillo libre, lo ven como algo más, algo demasiado importante como para dejarlo. Es por esto que se enfadan mucho cuando pierden y lo trasladan a la vida real, pasan horas y horas dejando de lado sus obligaciones del hogar o para con su familia, y esto es muy grave. Este uso inadecuado es realmente un problema muy serio, como el de las personas que se vician a las redes sociales y no salen de ahí, o a las tragaperras, o los juegos de azar en casinos..., parece ser un tipo de adicción que si no se trata con tiempo puede acabar muy mal, desgraciadamente. Son pocos los casos, pero su gravedad es clara, y pasa en cualquier tipo de videojuegos, aunque no sean de rol ni necesiten conexión por internet, y en general en cualquier entretenimiento que se convierta en una pasión descontrolada, como el deporte en algunos casos que se llevan al fanatismo, o ciertas aficiones devoradoras del tiempo.



MÁS INFORMACIÓN:

Wikipedia (Videojuego de rol multijugador masivo en línea) :

Zona MMORPG:



Gracias por seguir leyéndome.

J. J. García Cózar
https://www.smashwords.com/profile/view/JJGarciaCozar (mi perfil como autor de novelas)


Algunas notas adicionales:

Por favor, si leíste esta entrada de mi blog, añade un comentario al final de la página expresando lo que te pareció sinceramente, con honestidad, es importante para mí aprender de mis errores si detectaste alguno, o si crees que debería añadir o quitar algo, o si no te pareció interesante, o lo que sea... Muchas gracias de antemano por tu tiempo y tu atención.